Armas Espirituales de Dios

Como dice en 2 Corintios 10, nosotros  tenemos armas de guerra y nuestra guerra es espiritual y el campo de batalla está en nuestra imaginación y en nuestros pensamientos, por lo que es ahí donde tenemos que atacar a los demonios y pelear las batallas.  Si nuestra imaginación o cualquiera de nuestros pensamientos son desobedientes a los mandamientos de Dios, entonces, estos están originándose a partir de otra fuente que está tratando de influenciar nuestro comportamiento.

2 Corintios 10
3 Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne;
4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas,   
5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,

Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de luchar nuestras propias batallas espirituales y nadie más puede hacerlo por nosotros.  Podemos recibir ayuda de alguien, pero nadie puede estar con nosotros continuamente las 24 horas del día para luchar estas batallas a lo largo de nuestras vidas.  Por lo tanto, todos tenemos que estar preparados.

Esta es otra razón por la cual la auto-liberación es tan importante.  Hay que atacar al enemigo con las armas de guerra espirituales "a través de Jesucristo y su Santo Nombre".

Los demonios suelen trabajar en grupos de un tema similar.  Por ejemplo si usted tiene un problema serio con pensamientos de "violencia", entonces, muy probablemente, tiene un grupo de demonios que trabaja dentro de usted como por ejemplo:

Demonio del:  Odio, la Violencia, la Venganza, la Falta de Perdón, la Ira, Asesinato, la Rabia, Enojo, la Discusión, la Amargura, Resentimiento.

La única manera en que usted sabrá cuáles necesita atacar es hacer un listado de demonios que pudieran estar relacionados e ir atacando uno por uno a todos ellos, pidiendo y ordenando que se vayan de inmediato de usted y de su vida.  

También puede haber otros que no estén en su lista, pero deje que el Espíritu Santo le guíe y, generalmente, él pondrá en su pensamiento el nombre de algún demonio que necesite sacar de usted y echarlo fuera.

Algunos demonios, son mucho más fácil de expulsar, pero otros no lo son, son muy tercos y por esta razón, tendrá que utilizar las poderosas armas espirituales especiales que Pablo habla en la Santa Biblia.

El problema es que, nosotros podemos utilizar todas las armas espirituales que nos han dado, pero no funcionarán si existe un derecho legal espiritual para que un demonio se pueda quedar.  Así que, primero tenemos que examinarnos a nosotros mismos para ver si hemos destruido todos los derechos legales que cualquier demonio pueda tener para permanecer en nosotros.

Todos los demonios saben que tienen que salir de nosotros en el nombre de Jesús, pero no se van a ir si existe un derecho legal para que ellos permanezcan en nosotros, o en nuestra casa.  Algunas de las razones que pueden tener para quedarse son:

• El incumplimiento de confesar y arrepentirse de ciertos pecados suyos o de sus antepasados.
• Una atadura impía del alma.
• La falta de perdón.
• Si no se ha alejado por completo del ocultismo y no ha destruido todos los libros de ocultismo, objetos o símbolos dentro de su casa.

Por ejemplo:  Si usted continúa leyendo su horóscopo en el periódico o en el internet.  Los horóscopos son abominaciones ante los ojos de Dios y se mencionan entre otras muchas prácticas del ocultismo en:  Deuteronomio 4:19, Deuteronomio 18:10, y Isaías 47:13-14.

Examínese usted mismo y trate de encontrar alguna de las razones anteriores que puedan estar afectándole y haciendo que los demonios permanezcan allí, junto a usted y haga lo que tenga que hacer para romper todos los derechos legales de cualquier demonio para que se quede.

Todos estamos rodeados de símbolos satánicos y objetos del ocultismo en nuestras vidas y en nuestras casas, la gente piensa que son lindos y simples, sin embargo, sólo porque usted no crea que sean símbolos de lo oculto o satánico, no significa que no pueden causarle daño.  

Dios nunca cambia y siempre es perfecto y santo.  Si odiaba a los ídolos, la magia, el ocultismo, a los adivinos, a la adivinación, etc. en el Antiguo Testamento, entonces sí, él todavía los odia hoy, en nuestro tiempo.

Así como dice en Deuteronomio 28, si practicamos cualquier creencia de la “nueva era” o cosas del ocultismo, o simplemente tenemos cualquier símbolo, amuleto u objeto que represente a la nueva era, las ciencias ocultas, los dragones, el budismo, las creencias egipcias, la religión católica, las cuentas de un rosario, etc. en nuestra casa, entonces, las maldiciones y los demonios permanecerán en nuestras vidas.  

Asegúrese de destruir todos esos tipos de libros, objetos, dibujos, símbolos, que tiene en su casa, coche, etc.

Nuestra Armadura Espiritual Defensiva

Asegúrese de que usted tiene toda su armadura espiritual defensiva preparada.

Efesios 6
La armadura de Dios
10 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.  11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.  12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.  
13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.  14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con
la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,  15 y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.  16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.  17 Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;  
18
orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; 19 y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio,   
20 por el cual soy embajador en cadenas; que con denuedo hable de él, como debo hablar.

1). Conozca y crea en la verdad:  hay demonios y  fuerzas oscuras a las que todos nos enfrentamos.  Necesitamos estudiar y conocer la verdadera Palabra de Dios a fin de estar al tanto de todas las mentiras de este mundo.

2). Sabiendo que todos somos pecadores y sólo seremos justos por nuestra confesión, arrepentimiento y nuestra fe, creyendo que Jesucristo es nuestro Señor y Salvador.  Tenemos que saber que la única manera en que podemos llegar a ser justos es creyendo que el sacrificio y la preciosa sangre de Jesús nos cubre y limpia de nuestros pecados.  No por nuestras obras o la ley de Moisés.

3). El evangelio de la paz es la tranquilidad de saber que Jesús vive en nosotros y que "Si Dios está por nosotros ¿Quién podría estar en contra de nosotros?”   Esta paz nos mantiene de pie, firmes y constantes en nuestra fe.

4). Tiene que tener una fe fuerte.  La fe en Jesús como nuestro Señor y Salvador, y también la fe en que todo lo que pedimos en el nombre de Jesús, él va a hacerlo por nosotros para gloria de Dios Padre.  Incluso si el demonio no se va inmediatamente y no ve la respuesta a sus oraciones hoy, mañana o la siguiente semana, usted tiene que seguir teniendo esa fe fuerte y sentir que ya está hecho y que, en cualquier momento, esto se materializará cuando Dios así lo decida.

5). El yelmo de la salvación; tenga expectativa y gran esperanza de su victoria espiritual y también agradezca y alabe a Dios Padre y a Jesús por su salvación y por la gracia derramada sobre usted.

6). A pesar de que Jesús tenía con él al Espíritu Santo, a todos los ángeles y al poder de Dios, tuvo que utilizar la espada del espíritu (que es la palabra de Dios) para reprender a Satanás cuando Satanás trató de tentarlo en el desierto.  Satanás no tuvo respuesta para la Palabra de Dios y, finalmente, dejó a Jesús solo.  

Nosotros también debemos memorizar la mayor cantidad de las Escrituras, tanto como nos sea posible y recitarlas ante la presencia de cualquier demonio y malos o impuros pensamientos que entran en nuestra mente.

Diga la escritura apropiada y apóyese en ella, para que los malos pensamientos o los demonios se alejen:

Filipenses 4
13 "Yo puedo hacer todas las cosas a través de Cristo que me fortalece!”

Juan 14
13 "Todo lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré por ti."

Romanos 8
37 "Sin embargo, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó."

Lea en voz alta y con confianza los versículos de la Biblia que son pertinentes a lo que usted está atravesando y lo que necesita y tiene que decir a los demonios.

7). Todos debemos orar continuamente por lo que sea que necesitemos en nuestras batallas espirituales.  Continuamente significa nunca cesar en la oración, por lo cual, estaremos orando a Jesús a lo largo de nuestra vida en la tierra.  No se debe orar sólo una vez por algo.  Oraremos continuamente por algo hasta que lo hayamos recibido y siempre daremos gracias a Dios, como si ya lo hubiésemos recibido.

¿Por qué inventar una oración cuando Dios ya ha escrito las oraciones perfectas en el Libro de los Salmos?  Aquí hay algunos ejemplos de oraciones de liberación y de protección contra los opresores que usted debe leer en voz alta todos los días hasta que los demonios se vayan de usted:  Salmos 17, 28, 38, 69, y especialmente 91. Y hay más.

8). Hable con audacia acerca de su fe y nunca se avergüence de Jesús y de lo que la Biblia nos dice que debemos hacer.  Hablar con audacia significa que usted tiene que tener el 100% de confianza en la Palabra de Dios.  Hable con audacia a los demonios, échelos fuera!

 Pablo dice que tenemos que defender nuestra postura y resistir al diablo. Incluso después de haber expulsado a los demonios de nuestra vida, estos van a estar enojados y van a tratar de atacarnos nuevamente e incluso tratarán de entrar en nosotros otra vez si bajamos la guardia.  


Por lo tanto vamos a estar continuamente en guerra espiritual por el resto de nuestras vidas.  Pero si mantenemos toda la armadura de Dios sobre nosotros, todo el tiempo, vamos a ser capaces de resistir todos los ataques del diablo y sus demonios.  Haciendo esto continuamente, nosotros estaremos más y más fuertes y los demonios serán más y más débiles.

Nuestras Armas Espirituales Ofensivas

1). Atar y Desatar. Ya sabemos cúal es el arma más poderosa que tenemos para atacar a los demonios y está en Mateo 16:19 y 18:18.  Atar y desatar es nuestra gran arma.  Utilícela con frecuencia y nunca deje de usarla cuando la necesite.

• Ate los impuros y malos pensamientos que tenga en el nombre de Jesús.

• Ate a los demonios en el nombre de Jesús.

• Ate inmediatamente las brujerías, maldiciones, magia, vudú, etc., que usted cree que alguien pudo haber puesto sobre usted y envíelas de vuelta hacia ellos en peor forma y en 40 veces más en el nombre de Jesús.

• Desate sobre usted y/o su casa a los ángeles de la liberación en el nombre de Jesús.  Desate a los ángeles de la liberación para que ellos ataquen y atormenten a los demonios.  Desate a los ángeles para que canten canciones de alabanza acerca de la "Sangre de Jesús" a los demonios y para que lean la Sagrada Escritura a los demonios cada segundo de cada día.  Si desata a los ángeles en el nombre de Jesús, ellos atormentarán a los demonios por usted, hasta que se hayan ido.

• Desate y envíe dentro de usted más del Espíritu Santo en el nombre de Jesús.  Jesús fue el único que tenía el Espíritu Santo sin medida. Nosotros sólo tenemos la cantidad que nos merecemos.  Pero a medida que crecemos espiritualmente podemos recibir más y más, si lo pedimos.  Mire en mi página:  "Pide ser llenado con el Espíritu Santo" para más información sobre esto.

• Desate el Espíritu Santo y "el fuego" del Espíritu Santo dentro de usted para quemar los cordones, yugos, raíces y los nidos de los demonios.

2). Rompa las maldiciones, hechizos, brujería, magia, vudú, cordón de plata, etc., en el nombre de Jesús.  Sólo porque usted no cree en las maldiciones, hechizos, brujería, etc. no significa que no existan.  Todos podemos haber estado expuestos a maldiciones aunque sea sólo de una persona que nos odiaba y dijo alguna vez:  "Espero que mueras."   Siempre es mejor prevenir que curar por lo que deben decir el siguiente testimonio:

"En el nombre de Jesús, corto y quemo cualquier cordón de plata impío y las líneas existentes."

"En el nombre de Jesús, yo me cubro con la sangre de Jesús y también cubro mi casa.  Ato a todo demonio que se encuentre en mí o en mi casa en el nombre de Jesús.  Desato a los ángeles gigantes guerreros en el nombre de Jesús para que protejan mi persona y mi casa."

"En el nombre de Jesús, ordeno a todos los demonios que me han perseguido o que me fueron enviados a mi o a mi casa por cualquier persona, salgan ahora!   Ato estos demonios al remitente de peor forma y en 40 veces más, en el nombre de Jesús y por la Sangre de Jesús."

"Derribo todos los muros de protección alrededor de todas las brujas, brujos, magos, hechiceros, satanistas, ocultistas, en el nombre de Jesús."

"En el nombre de Jesucristo, rompo todo el poder de:  maldiciones, hechizos, vejaciones, encantos, fetiches, oraciones psíquicas, pensamientos psíquicos, guerra psíquica, energía psíquica, todo lo que represente brujería, hechicería, magia, vudú, control mental, maldiciones, pociones, encantamientos, muerte, destrucción, enfermedad, dolor, sufrimiento, tormento, cadenas de oración, el incienso y la vela encendida, encantamientos, cantos, bendiciones impías, cristales y otras abominaciones contrarias a Dios que estén siendo enviadas a mi vida."

"En el nombre de Jesucristo regreso todas estas abominaciones contrarias a Dios que he mencionado al remitente, y las ato a él de peor forma y en 40 veces más en el nombre de Jesús y por la Sangre de Jesús."

Resumen

Desafortunadamente, no hay una manera fácil, lo dice claramente Efesios 6. De lo contrario, no necesitaríamos tanto de la armadura y de las armas espirituales para luchar nuestras batallas en nuestros pensamientos.

Nunca, nunca se rinda, no importa el tiempo que haga falta.  Los demonios nos conocen mejor que nosotros mismos y algunos que son muy fuertes van a tratar de poner a prueba nuestra fe en el poder de Jesucristo y de Su santo nombre.

Los demonios han estado trabajando muchos años sobre y dentro de nosotros, por lo que han construido fortalezas muy fuertes en nuestras almas y cuerpos.  Incluso con el poder y la guía que Dios daba al rey David, a él le tomó muchos años ganar todas las guerras y derrotar a todos sus enemigos antes de que pudiera recibir la totalidad de la tierra prometida y, finalmente, tener paz en la nación de Israel.  Él nunca se rindió ni siquiera cuando fue expulsado de su propio reino y tuvo que vivir en cuevas.

Siga usando todas las armaduras espirituales defensivas y ofensivas que tiene hasta que los demonios finalmente se vayan.

Incluso después de eso, usted tiene que estar siempre preparado con su armadura, el resto de su vida, porque los demonios tratarán de entrar nuevamente en nosotros y si no pueden, ellos tratarán de atacar nuestros pensamientos desde el exterior.

Desgraciadamente, esa es nuestra realidad por el tiempo que estemos en esta tierra.  Pero a medida que avanzamos a través de nuestras vidas como cristianos que han nacido nuevamente, obtendremos más y más fuerza a medida que nuestra fe crezca.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

8 − 2 =