Diez Pasos para la Auto-Liberación – Cómo Librarse de Demonios

Tal vez, como has estado leyendo en este sitio web, has reconocido que hay demonios trabajando dentro de ti.  

No entendiste previamente las presiones que estabas soportando, pero ahora tú has sido capaz de identificarlas.  Ya no tendrás que soportar esas presiones pasivamente.

La maravillosa realidad es esta:  Tú no tienes que ganar la victoria por ti mismo.  Tú ya puedes entrar en la victoria que Jesús, con su muerte y resurrección, la ha ganado para ti. 

En la cruz, Jesús pagó la pena completa y definitiva de todos los pecados de todos los hombres de todas las edades y de todas las razas.  Él es el Cordero de Dios, que se llevó el pecado del mundo (ver Juan 1:29).

Y al haberle levantado de los muertos, Dios demostró al universo que su justicia era total y definitivamente satisfecha por la propiciación que Jesús había hecho por nuestros pecados. 

El sacrificio que Jesús hizo por ti, es el fundamento suficiente que necesitas para poder reclamar una liberación total de todas las fuerzas demoníacas que satanás ha dirigido en tu contra. 

Una vez que te das cuenta de esto y actúas con fe en esto, tú serás capaz de decir, como Pablo:  "Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la Victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo" (ver 1 Corintios15:57).

Si decides reclamar la liberación que Dios ha provisto para ti, tú realmente sólo tienes una opción: dirigirte directamente al Señor Jesús por la ayuda que necesitas. 

Si tienes acceso a una iglesia u otro ministerio, dispuestos a ayudarte, entonces por todos los medios busca su ayuda.  Es importante asegurarte, sin embargo, que son sinceros, que son creyentes en la Biblia y que ellos entienden lo que está involucrado en el trato con los demonios. 

Aunque en mi experiencia, cuando empecé a echar fuera mis propios demonios, el ir a una iglesia en busca de ayuda no fue en absoluto suficiente ayuda.  

Algunos demonios pueden haber estado contigo durante muchos, muchos años y como la Biblia dice, ellos tratarán de volver a su casa (a ti) con más de sus amigos.

Mateo 12 
43 Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla.  44 Entonces dice: Volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada.  45 Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación.

Esto realmente me sucedió, así que tienes que estar preparado para continuar con la auto-liberación, ya que el pastor no puede estar siempre contigo en cada momento de cada día.

Gracias sean dadas a Dios, el camino está siempre abierto a Aquel que es el Libertador, nuestro señor Jesucristo. 

Si decides tomar este camino, aquí están los diez pasos que pueden llevarte a través de la liberación y la victoria que tú necesitas: 

Paso No. 1:   Afirma tu fe en Cristo en forma personal. 

Paso No. 2:   Humíllate. 
Paso No. 3:   Confiesa cualquier pecado conocido. 
Paso No. 4:   Arrepiéntete de todos tus pecados. 
Paso No. 5:   Perdona a todas las otras personas, gobiernos e instituciones. 
Paso No. 6:   Rompe con el ocultismo y toda religión falsa.
Paso No. 7:   Prepárate para ser liberado de toda maldición sobre tu vida. 
Paso No. 8:   Confirma tu fe en Dios. 
Paso No. 9:   Expulsa.
Paso No. 10: Ata y Desata.

En primer lugar, sin embargo, es importante asegurarse de tu relación personal con Dios.  Si tú aun no sabes que eres un hijo de Dios nacido nuevamente, con todos tus pecados perdonados a través del sacrificio de Jesús, entonces puedes, por el mero hecho de seguir estos pasos, entrar en una relación directa y personal con Dios como tu Padre. 

Si, por el contrario, ya tienes una relación personal con Dios, a través de estos pasos fortalecerás tu fe y te darán una base sólida y bíblica sobre la búsqueda de la ayuda que tú necesitas de Él. 

Lee cuidadosamente los diez pasos de este capítulo, paso a paso, hasta que estés seguro de que entiendes completamente cada uno de ellos.  A continuación, puedes hacer una oración por medio de la cual tú puedes reclamar tu liberación de toda opresión demoníaca. 

Estás protegido por la sangre de Jesús sólo cuando tú estás correctamente vinculado con Él y caminas en obediencia.  Asegúrate, por lo tanto, que has hecho la oración con fe antes de tomar tu posición en contra de los demonios. 

Paso No. 1:  Afirma Tu Fe en Jesucristo con Tu Testimonio Personal 

Apocalipsis 12 
9 Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.  10 Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.  
11 Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.

Por lo tanto, según el versículo 11 tenemos que hacer nuestro testimonio personal para vencer a satanás.  Hacemos nuestro testimonio de acuerdo con la Palabra de Dios.  Proclamamos la victoria de Jesús de una manera audaz y personal a nuestro propio favor.  Cuando hacemos nuestro testimonio es importante decirlo con voz alta y con confianza.

Cuando lo hacemos, invocamos Su ministerio y a nuestro Sumo Sacerdote, Jesús, para llevar nuestras necesidades delante de Dios Padre, liberando así toda la autoridad del cielo a nuestro favor. 

Si no somos capaces de confesar nuestra fe de esta manera, no damos a Jesús ninguna base sobre la cual pueda interceder por nosotros. 

Ejemplo

Lee Estos Versículos:
Salmo 91 
14 Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.  15 Me invocará, y yo le responderé; Con él estaré yo en la angustia; Lo libraré y le glorificaré.  16
 Lo saciaré de larga vida, Y le mostraré mi salvación.

Haz Tu Testimonio de Fe:
“De acuerdo con tu palabra en la Biblia, sé que voy a ser liberado de cualquier demonio que me esté atormentando a través del poder de tu Santo Nombre:  Jesucristo.” 

“Hágase en mí según tu promesa en la Santa Biblia."

Paso No. 2:  Humillarte 

Si nos acercamos a Dios con una actitud de orgullo, Él se resiste ante nosotros y no tenemos acceso a Él. Dios nunca ha ofrecido hacernos humildes.  A lo largo de la Biblia Él pone la responsabilidad sobre nosotros.

Dios puede humillarnos, y a veces Él puede tener qué hacerlo, pero sólo nosotros podemos hacernos humildes. Si estamos dispuestos, sin embargo, Dios nos suplirá de toda la gracia que necesitemos. 

Cuando buscamos liberarnos de los demonios, puede llegar un momento en que tenemos que elegir entre la dignidad y la liberación.  Si la dignidad es más importante que la liberación, en realidad no nos hemos arrepentido de nuestro orgullo y no estamos realmente listos para ser liberados.

Si tú no estás preparado para humillarte, tampoco estás preparado para dar los pasos que siguen. 

Ejemplo

Lee Estos Versículos:
Santiago 4 
6 Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.  7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.  8
 Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.

Haz Tu Testimonio de Humildad: 
"Jesús te necesito! Yo soy nada sin ti!  Mis enemigos demoníacos son demasiado fuertes para mí solo!  Por favor concédeme tu gracia y poder para derrotar a mis enemigos demoníacos a través del poder de tu nombre, Jesucristo"

Paso No. 3:  Confiesa Cualquier Pecado Conocido

En ninguna parte de la Biblia dice que Dios se compromete a perdonar los pecados que no han sido confesados.  Pero para aquellos que confiesan, Su promesa es clara: 

1 Juan 1
9
 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

Dios es fiel con nosotros, porque Él lo prometió. Él nos ofrece salvación porque Jesús ya pagó el castigo por nuestros pecados. 

Si estás preocupado por algún pecado específico, se honesto al respecto.  No lo llames por un nombre de fantasía psicológica.  La mayoría de los nombres de nuestros pecados básicos no son bonitos. Y Dios los perdona sólo cuando los reconocemos como pecados. 

Él nunca promete perdonar " problemas".  Si tú tienes un "problema" por comer en exceso, llámalo por su nombre: pecado de gula.  Si se trata de lujuria, llámalo lujuria.  Si se trata de odio, llámalo odio.  Si se trata de chismes, llámalo chisme. 

Recuerda también que, una vez que has dicho a Dios lo peor de ti mismo, tú no lo has sorprendido.  Él lo sabía todo antes de habérselo dicho.  Además, Él todavía te ama! 

Dios nos advirtió que Él castiga los pecados de los padres sobre sus hijos hasta la tercera y cuarta generación (ver Éxodo 20:3-5).  Esto puede aplicarse en tu caso.  Los pecados de tus antepasados no te hacen culpable, pero pueden ser una maldición en tu vida que te hace sufrir las consecuencias de la conducta de tu antecesor.  

Puede ser recomendable que los confieses para disociarte de cualquier pecado que tus antepasados cometieron. 

No te limites a confesar los pecados típicos como el adulterio o el robo, esto aplica particularmente a:

la brujería, el ocultismo, amuletos de la suerte, las doctrinas de la nueva era (new age), lecturas psíquicas, adivinación, astrología, canalización de personas muertas o extraterrestres, sesiones de espiritismo (ya sean serias o "sólo por diversión"), la práctica de yoga, los chacras, el poder del pensamiento positivo, la acupuntura, etc., y la participación en alguna de las religiones falsas como el mormonismo, el budismo, el Islam, en las que adoran a muchos ídolos diferentes o en la religión católica, en la que usan figuras, imágenes o amuletos para ser protegidos como las imágenes, estampas o medallas de la Virgen María, del Arcángel Miguel u otros santos, las cuentas del rosario, etc.

1 Juan 5 
21 Hijitos, guardaos de los ídolos.

Sólo tenemos un Redentor, un Salvador, un protector, un intercesor, un pastor y su nombre es Jesucristo nuestro Señor.

Filipenses 2 
9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, le dio un nombre que es sobre todo nombre,  10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;  11
 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

Hechos 4 
12
 Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

No es aconsejable, sin embargo, hacer demasiado autoanálisis.  Simplemente relajarse y dejar que el Espíritu Santo traiga a la mente algún pecado específico que necesita ser confesado. 

Recuerda, Él es tu ayudante, así que pide al Espíritu Santo que te recuerde algún pecado que no puedes recordar, y lo recordarás en algún otro día en el futuro, cuando esto suceda, simplemente confiesa de inmediato a Jesús, tan pronto como lo recuerdes. 

Ejemplo

Haz Tu Confesión ante Jesucristo:
"Jesús, te confieso mis pecados de............................... y también te confieso los pecados que mis antepasados han cometido, los cuales pueden haber colocado maldiciones en mi vida."

Paso No. 4:  Arrepentirse de Todos los Pecados

​Tienes que confesar tus pecados, pero esto por sí solo no es suficiente. También debes arrepentirte de tus pecados. 

Proverbios 28 
13
 El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

Primero debes confesar, luego renunciar o arrepentirte de tus pecados.  Renunciar o arrepentirte de tus pecados significa alejarse de ellos por completo. 

El arrepentimiento implica dos cosas:

i).  En primer lugar tienes que aceptar la responsabilidad personal por lo que has hecho.  No te puedes ocultar detrás de alguna otra persona - un padre, cónyuge o ministro, tal vez - y debes hacerte responsable por las cosas malas que tú mismo has hecho.  Tampoco puedes culpar a los demonios por tu pecado. 

ii).  En segundo lugar, tú debes tomar la misma postura que Dios toma, en contra de tu pecado.  No trates de ninguna manera de minimizarlo o excusarlo.  Ódialo como Dios lo odia! Luego el pecado no tendrá más poder sobre ti. 

Ejemplo

Haz Tu Testimonio de Arrepentimiento ante Jesucristo:
“Jesús, ante ti, me arrepiento de mis pecados de: ...................... y también me arrepiento de cualquier pecado que mis antepasados hayan cometido, los que pueden haber colocado maldiciones en mi vida. Ya no voy a participar de ellas nunca más." 

Paso No. 5:  Perdonar a Todas las Otras Personas

No Importando Qué hayan Hecho Jesús estableció una ley espiritual invariable: 

Mark 11 
25 Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.  26
 Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas.

Si deseamos el perdón de Dios por nuestros pecados, debemos perdonar incondicionalmente a todos aquellos que han pecado contra nosotros.

Vamos a recordar la parábola en la que Jesús habló acerca de un siervo a quien su amo le perdonó una deuda equivalente a varios millones, sin embargo, él mismo se negó a perdonar a su siervo una pequeña deuda (ver Mateo 18:23-35)

Cuando consideramos la deuda incalculable que cada uno de nosotros tiene con Dios por los pecados que hemos cometido contra Él, lo que cualquier otro ser humano nos deba, en comparación, es muy poco.

El juicio sobre el siervo que no perdonó fue ser entregado " a los verdugos " (ver Mateo 18, versículo 34).  

La actividad de los demonios es equivalente a la de los torturadores.  Si tú quieres ser liberado de los torturadores, debes perdonar libremente a todos aquellos que te han ofendido o dañado de alguna manera. 

Recuerda que perdonar a otra persona no es principalmente una emoción.  Es una decisión con voluntad.  Primero tienes que tomar una decisión firme y luego debes verbalizarla.  Decidirlo en tu corazón, entonces hablarlo con tu boca, haciendo tu acto de perdón eficaz. 

Una vez más, no hagas demasiado autoanálisis.  Simplemente relájate y deja que el Espíritu Santo traiga a la mente personas concretas en tu vida que tú necesitas perdonar. 

Recuerda, Él es tu ayudante, así que pide al Espíritu Santo que te recuerde a cualquier persona que no puedas recordar y te la recordará en un día futuro, cuando esto suceda, perdona inmediatamente a esa persona con una declaración similar a la siguiente: 

Ejemplo

Haz Tu Testimonio de Perdón Para Todas las Otras Personas ante Jesucristo: 
“Perdono a..........… de todo el mal que él (o ella) me hizo. Ya no tengo ninguna amargura, resentimiento u odio hacia él o ella."

Paso No. 6:  Romper con el Ocultismo y Toda Religión Falsa

Dios desprecia cualquier doctrina o práctica que ponga algo de adoración y lealtad en otra persona o cosa en lugar de la lealtad total y adoración de todo corazón que le pertenece únicamente a Él.  

En algún lugar en el fondo de todos estos otros sistemas religiosos se esconde quien es archienemigo de Dios y del hombre:  Satanás.  Si deseas acercarte a Dios, debes romper todo contacto con Satanás. 

Esto incluye que debes eliminar de tu posesión y de tu vivienda, todo lo que de alguna manera te vincula con el ocultismo o lo satánico.  Esto incluye: libros, recuerdos, amuletos, objetos de arte, etc.  Recuerda la advertencia de Moisés a Israel: 

Deuteronomio 7 
26
 y no traerás cosa abominable a tu casa, para que no seas anatema; del todo la aborrecerás y la abominarás, porque es anatema.

La mejor manera de deshacerse de este tipo de cosas es, si es posible, quemarlas o destruirlas. Recuerda, así es como los cristianos de Éfeso respondieron cuando se dieron cuenta que sus pergaminos ocultos los vinculaban con el poder de los demonios.  Sigue su ejemplo! 

Si tus circunstancias te impiden hacer esto de inmediato, haz un compromiso con Dios para hacerlo tan pronto como tengas la oportunidad. 

Ejemplo

Haz Tu Testimonio ante Jesucristo:
“Jesús, yo renuncio todo del ocultismo y la falsa religión de..................... y te pido perdón por traer a mi casa estos objetos malditos que son una abominación para ti y que pueden haber colocado maldiciones en mi vida. Ahora los destruiré para siempre, junto con las maldiciones que pueden haber colocado en mi casa, en mí y en mi familia.”

Paso No. 7:  Prepararte Para Ser Liberado de Toda Maldición Sobre Tu Vida

La Biblia tiene mucho que decir sobre el poder de las bendiciones y maldiciones.  En total, se las menciona como seiscientas veces.  

El Cristianismo Contemporáneo occidental ha tendido a concentrarse en las bendiciones y a considerar las maldiciones como un remanente supersticioso de la Edad Media.  Pero esto no es bíblico y no es realista. 

Las maldiciones son como sombras oscuras sobre nuestras vidas que cierran, al menos, una parte de las bendiciones de Dios.  Dos de las bendiciones que pueden ser excluidas por una maldición son:  la curación física y la liberación de los malos espíritus.

Aquí está una lista (aunque no completa) de algunos de los problemas que comúnmente indican que una maldición está presente: 

1. Colapso mental o emocional y problemas mentales graves.
2. Enfermedades repetidas o crónicas (sobre todo si es hereditaria).
3. La esterilidad, una tendencia a sufrir un aborto o problemas femeninos relacionados.
4. Ruptura del matrimonio, de otras relaciones cercanas y el apartamiento de la familia.
5. Continua insuficiencia financiera; siempre con problemas de dinero.
6. Ser “propenso a los accidentes”, perder cosas siempre.
7. Un historial familiar de depresión, suicidios o muertes no naturales o prematuras.
8. Vagabundeo, nunca ser capaz de establecerse en un lugar por mucho tiempo.

Hay una manera bíblica, totalmente suficiente, para la liberación de una maldición:  el sacrificio de Jesús sobre la cruz, en donde Él tomó sobre sí toda maldición que hubo en nosotros, para que, a cambio, podamos heredar la bendición de Abraham, quien fue bendecido por Dios en todas las cosas (ver Génesis 24:1)

Gálatas 3 
13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero, 14
 para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.

Ejemplo

Haz Tu Testimonio ante Jesucristo:
"Jesús, yo sé que tú nos has redimido de cualquiera y de todas las maldiciones en nuestra vida y por eso, ahora rompo la maldición de.................................. En el nombre de Jesucristo.”

Paso No. 8:  Confirmar Tu Fe en Dios 

Cuando confirmas tu fe en Dios, Él también te confirma.  Tú puedes disfrutar con confianza lo expresado en: 

Romanos 8 
31
 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?​

Una manera en que Dios puede venir en tu ayuda, es mediante la revelación de la identidad de los demonios que tienes que expulsar. 

Sólo pide a Dios en el nombre de Jesús que te muestre los demonios que aún necesitas echar fuera.  Él siempre te responde, pero puede ser rápido o pasar un tiempo hasta que llegue la respuesta. 

Hacer frente a los demonios se puede comparar a tratar con un perro feroz.  Cuando llamas al perro por su nombre, tienes más autoridad sobre él. 

Tú puedes ahora ser consciente de los nombres de los demonios o de un demonio específico del que necesitas ser liberado.  O puede ocurrir que cuando entres en el proceso de liberación, el nombre de un demonio venga a tu mente.  Estas son dos de las formas en que el Espíritu Santo puede venir en tu ayuda. 

Si el Espíritu Santo no te da el nombre de un demonio específico, el siguiente paso debe ser: tomar una postura intencionada con Dios y en contra del demonio y verbalizarla. 

Pronuncia esto en voz alta y con confianza… " Tú, espíritu de lujuria [o de rechazo, confusión, duda o de lo que sea], yo me pongo en contra de ti en el nombre de Jesús, ya no me someto a ti, tú ya no tienes lugar dentro mí y te ordeno que te vayas de mi ahora!”  

Tú no puedes permitirte el lujo de ser pasivo, por lo cual, toma una decisión firme y exprésala con fuerza.

Santiago 4
7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. 

Ejemplo

Haz Tu Testimonio Personal de Confirmación de fe en Dios:
“Someto mi voluntad, mi cuerpo, mi alma, mi propósito, mi futuro, mi vida entera a Dios. Confirmo mi fe en Dios y lucharé contra todo pecado, todo mal y toda clase de demonios. "​

Paso No. 9:  Expulsar demonios!

Esto es tan simple y práctico que no parece espiritual, pero es exactamente como Jesús lo hizo en la Biblia: 

Lucas 4 
33 Estaba en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu de demonio inmundo, el cual exclamó a gran voz,  34 diciendo: Déjanos; ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Yo te conozco quién eres, el Santo de Dios.  35
 Y Jesús le reprendió, diciendo: Cállate, y sal de él. Entonces el demonio, derribándole en medio de ellos, salió de él, y no le hizo daño alguno.

Esto funciona!  Todo lo que tienes que hacer es exactamente lo que Jesús hizo, ordenar al demonio:   "sal de mí ahora en nombre de Jesús!" 

Sin embargo, tú no debes tratar de hacerlo, sino hasta después de que hayas rezado una oración para tu liberación. 

Después de decir una oración a Jesús para librarte de todos los demonios que están atormentándote, también es una buena idea leer en voz alta ciertos versículos de la Biblia.  Haz esto justo antes de ordenar a los demonios salir de ti y expulsarlos.  

Al leer estos versículos sobre los temas a continuación, tú estarás atormentando a los demonios y ellos estarán más motivados para dejarte.  Hay ciertos temas que ellos odian escuchar, sobre todo cuando se leen en voz alta una y otra vez, porque saben que la Biblia es 100% verdad. 

Hoy en día con la tecnología y el internet, la búsqueda de los "versículos de la Biblia que describen el infierno" es muy fácil con Google y tendrás frente a ti una larga lista sobre este tema (o de cualquier tema que elijas). 

Córtalos y pégalos en un documento en Word y guárdalos para leer todos los versículos sobre determinado tema, en cualquier momento que desees prepararte para echar fuera los demonios.

Recuerda los versículos de la Biblia (Palabra de Dios y de Jesús), son también el arma espiritual de Dios: Su Palabra es llamada 'Espada' o 'Espada' de Cristo. 

Hebreos 4 
12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

Apocalipsis 19 
15 De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso.

Mateo 10 
34 
No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada.

Los Demonios Odian los Siguientes Temas: 

  • Versículos que describen el infierno, la condenación, el Seol, el lago de fuego, el Hades, etc., porque los demonios saben que eventualmente ellos irán allá. 
  • ​Versículos sobre La Sangre del Cordero de Dios, La Sangre de Jesús. 
  • Versículos acerca de cómo Jesús y Dios te liberarán. 
  • Versículos sobre la autoridad de Jesús sobre todas las cosas en el cielo y la tierra. 
  • Versículos sobre cómo Jesús echaba fuera demonios de personas. 
  • Versículos sobre la obediencia. 
  • Versículos sobre la acción de gracias a Dios. 
  • Versículos sobre el amor y el perdón. 
  • Versículos sobre maldiciones sobre aquellos que desobedecen a Dios.

La palabra espíritu en hebreo y en griego es la palabra viento y también la palabra aliento.  Entonces ¿cómo deshacerse del aliento? Lo expulsas, por lo general a través de tu boca. 

Hay, sin embargo, otros ocho orificios en el cuerpo humano. A  veces un demonio puede salir a través de cualquiera de ellos, o de otras maneras. 

Si sucede que un demonio no sale por la boca, pero si a través de otro orificio o área de tu cuerpo, tú te darás cuenta de ello. Coopera con el Espíritu Santo y Él te mostrará qué hacer.  Pero con más frecuencia, se expulsa un demonio por la boca. 

Después de haber dicho la oración para tu liberación, habiendo concluido con " Amén" y haber leído por lo menos 15 minutos los versículos sobre los temas mencionados más arriba (para atormentar a los demonios), a continuación, empieza a expulsarlos.  

Expulsar demonios es una decisión tuya, seguida por tus palabras y una acción de tus músculos. 

Al mismo tiempo, abre paso al demonio o demonios para que salgan.  Mantén la salida despejada! No estés continuamente ordenando y orando.  A veces es posible que el movimiento de los labios y la lengua del que habla actúe como una barrera para mantener al demonio adentro.  

Siempre haz una pausa de vez en cuando y despeja el camino para que los demonios salgan, respirando fuertemente. 

A medida que comiences a expulsarlos, lo que sale primero puede ser simplemente la respiración humana normal.  Pero después de un corto periodo de tiempo, algo que no será la respiración comenzará a salir. E se es tu enemigo!  Mantén la presión.  Puede haber diferentes manifestaciones cuando un demonio emerge.

Puede ser apenas perceptible, sólo un pequeño suspiro o bostezo.  O puede venir con eructos, sollozando, gimiendo, tosiendo, gritando o rugiendo.  Recuerda, en el ministerio de Felipe, los demonios salieron con fuertes gritos. 

No hay un tiempo límite predeterminado sobre cuando conseguirás expulsarlos o en cuántos intentos. Sigue haciéndolo, tanto como sientas que hay algún demonio por expulsar. 

Cuando un demonio está saliendo, algunas personas (generalmente mujeres), pueden seguir gritando sin recibir ninguna liberación.  Esto indica que el demonio se ha detenido en la sección estrecha de la garganta y se aferra allí para evitar ser expulsado.  En tales casos, una tos deliberada y fuerte suele desalojar al demonio forzándolo a salir.

Hay muchas cosas que pueden suceder cuando un demonio sale.  Pero recuerda, cuando tú hablas en el nombre de Jesús, tienes autoridad sobre los demonios.  

No cedas el paso a un espíritu de temor. Recuerda también que el Espíritu Santo está allí contigo para ayudarte.  Ríndete totalmente a Él y deja que te guíe hasta la victoria completa. 

​Todos los demonios tienen nombres y por lo general se les llama por el nombre del problema que están causando en tu vida. 

Haz una lista de los graves problemas que tienes en tu vida, que desprecias y que ya no puedes vivir con ellos, y luego, ataca a estos demonios y ordénales que salgan de ti ahora! 

Ejemplos de nombres de demonios (no está terminado, porque hay miles de nombres):

demonio del orgullo, demonio de la lujuria, etc.... demonio de:  
fornicación, promiscuidad, adulterio, homosexualidad, adicción, drogas, alcohol, fumar, depresión, rechazo, suicidio, tristeza, ansiedad, miedo, preocupación, frustración, discusión, confrontación, cáncer, enfermedad, dolencias, asesinato, muerte, alergias, artritis, etc.

Ejemplo

Tu orden para que los demonios salgan de ti ahora: 
"Yo sé quién eres tú, demonio de la ‘depresión’, yo te aborrezco por completo, ya no voy a tolerarte en mi vida, yo te mando que salgas de mi ahora en el nombre de Jesucristo."
  
"Fuera de mí ahora demonio de la ‘depresión’ en el nombre de Jesucristo.... Sal ahora demonio y vete, en nombre de Jesús!"  

Paso No. 10:  Atacando a los Demonios obstinados:  Atar y Desatar

Al hacer el paso número 9 algunos demonios saldrán muy fácilmente y algunos saldrán sin siquiera decir su nombre, sólo diciendo simplemente:  "Yo sé quién eres demonio y te detesto.  Sal de mí ahora en el nombre de Jesucristo".

Algunos demonios sólo salen después de una hora o después de muchas horas de atacarlos con los versículos mencionados anteriormente pero a veces hay que tomar un descanso cuando esto tarda mucho tiempo. 

En ese momento es cuando tú debes utilizar el arma espiritual "vinculante", (2 Corintios 10: 3-6), para controlarlos y atormentarlos hasta que tú puedas atacarlos nuevamente. 

2 Corintios 10 
3 Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne;  4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas,  5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,  6
 y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.

Tú siempre sabrás cuando el demonio se ha ido realmente de dentro de ti o si no es así. Si no se ha ido, todavía seguirás teniendo el mismo problema terrible del cual estás tratando de deshacerte. 

Hay algunos demonios que han estado contigo durante mucho, mucho tiempo, tal vez incluso desde que naciste, y no quieren dejar el único hogar que han conocido durante estos años.

Otros demonios tienen el derecho legal de estar dentro de ti debido a las maldiciones impuestas sobre ti, por tus pecados o por pecados de tus antepasados.

Algunos demonios pueden pensar que tú no hablas realmente en serio o que no vas a tener la perseverancia para completar la tarea, también piensan que es muy probable que continúes pecando y creen que es muy probable que te rindas.

Por lo tanto algunos demonios requieren mucho más trabajo, persistencia, tiempo, días, y las armas espirituales de Dios para salir de ti. (Ver mi otro documento sobre las "armas espirituales”). 

Un arma espiritual que se puede utilizar en cualquier demonio es: atar y desatar. Es muy simple y es también una de las llaves del reino de los cielos que Jesús ha dado a todos los que han nacido nuevamente (no sólo a los sacerdotes o pastores, sino a todos nosotros). 

Debes saber que, cuando Jesús dice algo, más de una vez en la Biblia, eso es muy, muy importante para tu vida. 

Mateo 16
19 Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.

Mateo 18
18 De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo.  19
 Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.

Tú quieres atar a los demonios y atar todo lo que es malo y deseas que se detenga.  Tú quieres desatar cosas buenas y que puedan ayudarte para obligar a los demonios que salgan de ti. 

Por ejemplo, tú has tenido un problema de depresión toda tu vida y tal vez incluso pensamientos de suicidio pero ahora tú deseas echar fuera esos demonios.  Pero cuando estás tratando de echar fuera a los demonios de depresión o suicidio no se van, entonces tú necesitas utilizar el atar y desatar y luego debes continuar ordenándoles que salgan de ti, día tras día, hasta que se vayan. 

Ejemplos de cosas que tú puedes desatar (en el nombre de Jesús) para atacar a los demonios:  Poderosos ángeles guerreros gigantes de la liberación para que vengan en tu ayuda y ataquen a los demonios.  El fuego del Espíritu Santo para quemar a los demonios. 

La sangre de Jesús para cubrir a los demonios.  Desatar el miedo y la preocupación dentro de los demonios al igual que ellos lo hacen contigo.  Desatar una guerra civil dentro de ti para que los demonios se ataquen unos a otros. 

Ejemplos de Atar y Desatar

Puedes ordenar que esto le suceda al demonio:
"Te ato demonio de la ‘depresión’ en el nombre de Jesucristo, te ato con cadenas pesadas para que no puedas liberarte y lo hago en el nombre de Jesús." 

"Sal de mí ahora demonio de la ‘depresión’ en el nombre de Jesús."

Inmediatamente después, desata esto sobre el demonio: 
“Desato a todos los poderosos ángeles guerreros gigantes de liberación que Jesucristo permita, para que entren en mí ahora y ataquen al demonio de la ‘depresión’ en el nombre de Jesús.”

“Atáquenlo y derríbenlo para que salga de mi ahora en el nombre de Jesús.”

"En el nombre de Jesucristo yo desato a los poderosos ángeles guerreros para que vengan a mí y rompan las fortalezas del demonio de la ‘depresión’.”

Resumen

Todo cristiano o creyente está en una batalla espiritual contra las fuerzas malvadas y satánicas (demonios) de este mundo, aunque decidan creerlo o no. Tenemos que saber cómo usar la Palabra de Dios y nuestro testimonio correctamente.

Sólo entonces podrán ser eficaces las armas espirituales contra los demonios y tendrán la capacidad de demoler " las fortalezas demoníacas " y sacarlas de nuestras vidas. 

Recuerda, algunas fortalezas demoníacas tomarán tiempo para ser derribadas y destruidas. Al igual que en la Biblia, aunque el pueblo judío tenía a Dios trabajando junto a ellos, aun así muchas veces tardaron demasiado tiempo en la victoria sobre sus enemigos.

No ganaron todas las batallas en un solo día... recuerdas los muros de Jericó? No hay una solución rápida y fácil en el mundo en que vivimos; Dios espera que nosotros hagamos nuestra parte del trabajo y luchemos nuestras propias batallas espirituales para cumplir su voluntad y para darle la gloria a través de su Hijo Jesucristo. 

Tienes que preguntarte a ti mismo:  "¿Qué tan malo es querer realmente ser libre de mis problemas, los que me están impidiendo llevar una vida cristiana victoriosa, saludable y próspera?"

Si la respuesta es:  "¡Quiero desesperadamente ser libre de estos problemas!"  Entonces, prepárate para comenzar la batalla y luchar duro, no importa el tiempo que tomes para ganar tu guerra. 

Estos 10 pasos te llevarán hasta allí, y además, puedes encontrar más documentos en el blog de este sitio web con muchos más detalles, más ayuda y estrategias sobre:  “Llenando los espacios vacíos (creados por los demonios que salen de ti) de tu alma o tu cuerpo con el Espíritu Santo”, “Cómo aplicar la Sangre de Jesucristo”, "Armas Espirituales", "Rompiendo Maldiciones", “Derecho legal de los Demonios (por qué algunos son tan difíciles de expulsar)", "Los Lazos del Alma", etc.

Basta con hacer click en "Blog" de esta página web para obtener toda la información bíblica que tú necesitas para tener éxito en tu liberación.