¿Cuánto Tiempo Toma la Liberación?

Mucha gente se pregunta por qué la liberación toma tanto tiempo y por qué simplemente no se puede recibir una oración o un servicio de liberación de un pastor por una vez y ser libres.  La gente se frustra porque muchas veces el proceso de auto-liberación es muy difícil e involucra demasiado tiempo. 

Salmos 6
1 Jehová, no me reprendas en tu enojo, Ni me castigues con tu ira. Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy enfermo; Sáname, oh Jehová, porque mis huesos se estremecen. 3 Mi alma también está muy turbada; y tú, Jehová, ¿hasta cuándo? 4 Vuélvete, oh Jehová, libra mi alma; Sálvame por tu misericordia.

Para la pregunta de este salmo:  “Mi alma también está muy turbada; y tú, Jehová, ¿hasta cuándo?"   No hay una respuesta real, ya que tomará todo el tiempo necesario para que obtengas la sabiduría, la comprensión y la experiencia que necesitas para derrotar a todos los demonios que están en tu vida.  

Cada persona es diferente y todos tenemos diferentes pecados y maldiciones que se traducen en diferentes batallas espirituales que cada uno de nosotros tenemos que luchar.  No dejes que la pregunta:  "¿hasta cuándo?”  te desanime a continuar con el proceso de liberación válido y vital. 

A veces podrás echar fuera multitudes de espíritus malignos y después de esto se producirán cambios dramáticos y positivos en tu vida.  Esta rápida liberación es lo que todos buscamos y que cada intento de autoliberación no sea un proceso largo y difícil.  Por otro lado, sin embargo, podría tomar mucho tiempo antes de que la mayoría de los malos espíritus sean expulsados.

Para algunos, durante los primeros meses de oración y sesiones de liberación nada parece suceder.  Pero después, cuando al fin llegan las manifestaciones, podrían emplear una gran cantidad de tiempo en la expulsión de ciertos demonios.  La clave es no darse por vencido, sino entender que el Señor tiene un plan y un propósito para cada uno de nosotros.

Si te lleva un largo tiempo aprender cómo hacer esto, recuerda que tu conocimiento, paciencia y fe aumentarán mientras mayor experiencia tengas.  El Señor determina que en nuestras vidas debemos aprender la lucha espiritual necesaria para destruir al enemigo y verdaderamente vivir una vida victoriosa. 

Surgen muchas preguntas en cuanto al porqué esto se tarda tanto tiempo, es porque nos falta tanto el conocimiento acerca de la verdadera lucha espiritual como sobre la liberación en nuestras iglesias.

Nos preguntamos: "¿Es mi falta de fe… mi falta de convicción… o mi falta de conocimiento… lo que hace que mi autoliberación proceda tan lentamente?".  Muchas veces todo esto está involucrado.  Es por eso que tú realmente aprenderás más al hacer efectivamente la liberación sobre ti mismo, que de cualquier otra cosa.

Hay una falta de conocimiento acerca de la lucha espiritual real y hoy en día, casi ninguna iglesia sabe acerca de la expulsión de demonios.  Fue increíble lo mucho que aprendí sólo después de que empecé a liberarme a mí mismo.  Cuando tú estés enfrentando demonios que no seas capaz de expulsar, busca al Señor, más que nunca antes.

Esto también te conducirá al estudio de la Palabra de Dios más intensamente para descubrir las respuestas que necesites y para que te enseñe como luchar contra nuestro enemigo real.  Dios quiere que hagamos algo más que liberarnos de los demonios, es por eso que el Señor permite que haya cosas y experiencias malas en nuestras vidas con el fin de obligarnos a:

1). Conocer y ser eficientes al usar las armas de nuestra lucha espiritual.
2). Orar y buscar a Dios a través de su Hijo Jesucristo, más a menudo que antes.
3). Leer y aprender la verdad de este mundo, que es la Palabra de Dios (La Biblia) mucho más de lo que hemos hecho.

No es sorprendente que quienes critican la “liberación” tengan tantos argumentos ignorantes y sin sentido.  Muchas personas tienen grandes egos, debido a su conocimiento de las ciencias y de este mundo, están llenos de orgullo!  Las Escrituras nos advierten no confiar en el conocimiento de este mundo:

1 Corintios 3
18 Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio.
19 Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: El prende a los sabios en la astucia de ellos.
20 Y otra vez: El Señor conoce los pensamientos de los sabios, que son vanos.  

21 Así que, ninguno se gloríe en los hombres; porque todo es vuestro:

Es fácil empezar a pensar que lo sabemos todo por el hecho de asistir a la iglesia con regularidad o ir al estudio de la Biblia, leer unos cuantos libros y asistir a algunos talleres.  Yo también fui culpable de esto hasta que empecé con la autoliberación. 

Yo creía que estaba cargado con el poder de Jesucristo, ungido y con mi fe, hasta que me encontré con algunos demonios que no estaban impresionados en absoluto y no querían salir.  Me humillaron a fondo.

Me quedé muy sorprendido y oré a Jesús preguntando cómo esto pudo haber sucedido. Después de todo, yo era un hombre con fe y con el poder del nombre de Jesucristo y Su Sangre!  Empecé a humillarme para buscar la gracia, la misericordia y la enseñanza del Señor.

Al igual que el conocimiento de este mundo, el orgullo religioso también debe ser desechado, de lo contrario nunca vamos a recibir todo lo que Dios tiene para nosotros.  La capacidad para desarrollar tus habilidades sobre liberación no tendría lugar si la liberación fuera tan fácil.

Otra razón por la que la liberación es un proceso y no un evento instantáneo se debe a que el Señor desea probar lo que realmente está en el corazón de una persona.  El Señor está perfeccionando y madurándonos y la liberación es sólo un paso vital en su programa de enseñanza.  Entre otras cosas, aprenderás paciencia, resistencia y perseverancia si continúas con la autoliberación durante un largo período de tiempo.

El Señor dejó a las naciones paganas en la tierra prometida a Israel, para enseñar a Israel las habilidades de la guerra.  Fue para probar si Israel era digno, para saber si obedecerían o no los mandamientos del Señor por medio de Moisés.

Muchas veces el Señor dejará temporalmente los malos espíritus en tu vida para probar si tú realmente amas al Señor.  Esa vieja y usada excusa de:  "El diablo me obligó a hacerlo ", es la peor excusa del mundo.  Debes someterte a Dios y resistir al diablo, él huirá de ti.  Muchas veces Dios comprueba la profundidad de tu amor, porque no todo el que acepta al Señor Jesucristo en realidad lo ama tanto como piensa que lo hace. 

Muchas veces las cosas llegan a nuestras vidas para probar si vamos o no a obedecer los mandamientos del Señor y Su Palabra.  Esto es fundamental para el crecimiento y el progreso cristiano.

En medio de nuestras batallas espirituales tenemos que humillarnos para buscar al Señor Jesucristo.  No te rindas en el proceso de liberación y no esperes que suceda en una sola sesión.

Tú tienes que continuar, incluso si todavía te preocupan los malos espíritus y los problemas que te han traído.  Independientemente de tus problemas o las veces que falles, continúa atacando a los demonios y demuestra que tu fe es fuerte y que tu corazón es genuino.  Sólo entonces el poder de los demonios sobre ti se debilitará y finalmente huirán de ti.

El orgullo, la rebelión y la falta del perdón completo a todas las personas de tu vida son los principales obstáculos para liberarse de los malos espíritus.  A través de la liberación, Dios y Su Espíritu Santo, con el tiempo, obligarán a salir a los demonios.  Algunas veces nuestras desobediencias están ocultas, el orgullo y la rebelión son a menudo enterrados tan profundamente que no somos conscientes de su presencia.  La Liberación te hace ver tu verdadero yo.

A veces el Señor se niega a expulsar a los enemigos por causa de nuestra desobediencia y rebelión.  Hasta que el arrepentimiento y la humildad completa emerjan vamos a seguir siendo atormentados por los demonios. Jueces 2 dice sobre este punto:

Jueces 2
El ángel de Jehová subió de Gilgal a Boquim, y dijo: Yo os saqué de Egipto, y os introduje en la tierra de la cual había jurado a vuestros padres, diciendo: No invalidaré jamás mi pacto con vosotros,
2 con tal que vosotros no hagáis pacto con los moradores de esta tierra, cuyos altares habéis de derribar; más vosotros no habéis atendido a mi voz. ¿Por qué habéis hecho esto?  
3 Por tanto, yo también digo: No los echaré de delante de vosotros, sino que serán azotes para vuestros costados, y sus dioses os serán tropezadero.
 

Cuando somos culpables de desobediencia y rebelión, el Señor se niega a conducir fuera a estos demonios y se convierten en un irritante constante y su trabajo consiste en acosar, atormentar y destruirte.  De este modo se convierten en una forma de castigo.

La negativa de humillarte, bloqueará tu liberación de los demonios de la desobediencia, terquedad, rebelión y orgullo.  Estos demonios tendrán el derecho legal a permanecer en ti hasta que confieses estos pecados y te arrepientas ante Jesús.

Muchas veces el Señor nos castiga porque no confesamos ni nos arrepentimos plenamente de ciertos comportamientos.  Dios permite que los demonios entren en nosotros al negarnos a confesar, al no arrepentirnos y al no poner fin a estos comportamientos.

Nuestro rechazo o incapacidad para humillarnos pueden causar que la liberación se prolongue durante un largo período de tiempo pero sus tormentos y dificultades, eventualmente, pueden conducir, aún más, a la búsqueda de Dios a través de su Hijo Jesucristo.

Si nos humillamos y verdaderamente confesamos y nos arrepentimos, el Señor Jesucristo ciertamente nos librará.  No dejes que esta sea la razón por la cual tu liberación tarde mucho tiempo.  David ilustra este punto en el Salmos 119:

Salmos 119
67 Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; Mas ahora guardo tu palabra.
 

A pesar de todo, Dios todavía te ama y no ha renunciado a ti ni te ha echado.  Gracias a Dios por su largo sufrimiento! Jesús dice:

Apocalipsis 3
19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete.  20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.  21 Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. 

Desafortunadamente, muchas personas optan por aprender de la manera difícil y no hacen lo que la Biblia dice que hagan.  Sólo escogen y eligen las partes de la Biblia que les gusta y hacen a un lado todo el resto de la Palabra de Dios.  Tenemos que escuchar toda la Palabra de Dios, como dice Proverbios 30:

Proverbios 30
5 Toda palabra de Dios es limpia; Él es escudo a los que en él esperan.  
6 No añadas a sus palabras, para que no te reprenda, y seas hallado mentiroso.

Sólo cuando llegan los problemas, algunas personas oran pidiendo a Jesús, a Jehová, a la Virgen María, al Arcángel Miguel, o a cualquier otro santo que se les ocurre.  Dios espera que nosotros hagamos nuestra parte y Él no va a hacerlo todo, ni nadie más. 

Debemos desarrollar un odio extremo hacia el mal y los espíritus demoníacos.  Por lo tanto debemos odiar a los demonios con odio perfecto y jamás orar a alguien más, sólo debemos orar a Dios Padre a través de su hijo y en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Salmos 139
21 ¿No odio, oh Jehová, a los que te aborrecen, y me enardezco contra tus enemigos?  
22 Los aborrezco por completo; Los tengo por enemigos.

Los demonios son los enemigos del Señor y David los odiaba con un odio perfecto.  Así que tú también debes odiar a los demonios tan intensamente como puedas.

La gente soporta a los demonios durante largos períodos de tiempo, sin realmente llegar a hacer lo que necesitan para expulsarlos.  Las personas toleran al enemigo y su comportamiento destructivo, y siguen sin estar dispuestos a ayunar, orar o lo que sea necesario para liberarse.

Al tolerar a los demonios, tú les das el derecho de permanecer sobre ti y cada vez ellos se fortalecen más y más.  Tú debes desarrollar un odio tan completo hacia los demonios que, a cualquier precio, seguirás atacándolos, sometiéndote completamente a la Palabra de Dios.

El Señor es todopoderoso y puede hacer cualquier cosa que le plazca.  Sin embargo, muchas veces no está en Su perfecta voluntad hacer algo o todo lo que nosotros deseamos que Él haga.

A veces Dios desea el crecimiento espiritual antes de fomentar la liberación que se puede recibir en alguna área.  Dios no está sólo preocupado por la cantidad de liberación que tú puedes recibir, sino también cuánto puedes poseer y mantener.

Al pueblo de Dios se le ordenó expulsar al enemigo y poseer esa tierra. Numéricamente demasiado pequeño para habitar y poseer la tierra, Israel fue enviado para expulsar al enemigo, pero sólo poco a poco y hasta que creció en número, fue capaz de poseer la totalidad del territorio ocupado.

Así que, muchas veces simplemente no somos capaces de poseer toda nuestra área interna y Dios desea esto para nosotros.  El Señor está muy ansioso por liberarnos completamente, pero muchas veces no estamos en condiciones de recibir todo esto de una sola vez.

Su constante deseo e intención es que maduremos y nos perfeccionemos. También entiende que somos incapaces de recuperar y mantener todas y cada área de nuestra vida al mismo tiempo.  Por esta razón, Él trabaja en una sección cada vez y hay muchas secciones.

Algunas secciones principales son:  Orgullo, miedo, incredulidad, sabiduría mundana, resentimiento, rechazo, rebelión, lujuria, adulterio, pasividad, glotonería, espíritus de una falsa religión (el catolicismo romano, el budismo, la Nueva Era, etc.), no tener auto-control, amargura, ira, rencor, brujería y ocultismo, odio, etc.

Ten en cuenta que cuando Dios envió a Israel a la tierra prometida, les ordenó que conquisten áreas específicas de una en una y a cada tribu le fue asignado un territorio determinado.

Esto es también el porqué es tan importante ser guiados por el Espíritu Santo en la liberación.  Algunas personas comienzan la liberación con oración y tienen cientos de nombres de demonios enlistados en hojas de papel.

Puesto que no todos ellos se irán en una sola sesión, es mejor ser sensibles y dejar que el Espíritu Santo nos guie, Él es quien puede dirigirte para, primero, comenzar con un cierto demonio o atacar a un demonio que ni siquiera has enumerado.

2 Corintios 1
5 Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación.
6 Pero si somos atribulados, es para vuestra consolación y salvación; o si somos consolados, es para vuestra consolación y salvación, la cual se opera en el sufrir las mismas aflicciones que nosotros también padecemos.  7 Y nuestra esperanza respecto de vosotros es firme, pues sabemos que así como sois compañeros en las aflicciones, también lo sois en la consolación.

Solamente atacando a los demonios, durante un período de tiempo, llegarás a ser más eficaz en ello.  Cualquier dificultad que tengas en recibir tu liberación, con el tiempo será un beneficio que te ayudará a acercarte más a Dios y a Jesús, recibir por medio de su Palabra más verdad y más del Espíritu Santo, aumentar tu paciencia, fe y resistencia y también te permitirá ser más eficaz para ayudar a los demás.

2 thoughts on “¿Cuánto Tiempo Toma la Liberación?”

  1. hola, me han gustado mucho todos tus consejos, y creo que me pueden servir, pero tengo una pregunta… que no los cristianos no pueden ser podeídos por demonios? digo si tienes que echar fuera a un demonio yo creo que eso significa que está dentro de ti, por lo tanto estás endemoniado, pero yo he leído en varias páginas que a un cristiano no le puede pasar eso? la verdad estoy muy confundida, podrías ayudarme?

    1. Desafortunadamente hay demasiada desinformación en muchas páginas de Internet.

      Sin embargo, aclararé que no estamos hablando de posesión, sino del control que pueden ejercer sobre nosotros, nuestros pensamientos y nuestra vida si dejamos a los demonios actuar en nosotros, si no luchamos para liberarnos de ellos.

      Conocen nuestras debilidades y aprovechan esos momentos de debilidad para afectarnos y hacernos caer en pecado, por eso, debemos sacarlos de nuestra vida y no dejar la puerta abierta para que nos afecten. No debemos dejarnos tentar.

      La Biblia es la verdad así que siempre tienes que buscar allí las respuestas.

      Mateo 16
      22 Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca. 23 Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: !!Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.

      ¿Por qué Jesús llamó a Pedro: Satanás? Porque Jesús sabe que todas las personas en la tierra pueden ser y estar afectadas por los demonios de Satanás desde su interior, su mente, inconscientemente, sin siquiera darse cuenta de ello y entonces su comportamiento variará y será afectado.

      Algunas personas tienen más afectación que otras… pero todos estamos a su merced si no luchamos con las armas espirituales que Dios nos ha dado. Están aquí, nos atacan y por eso debemos liberarnos.

      Sí, incluso Pedro (quien fue un Cristiano), tuvo demonios que afectaban sus pensamientos y sus palabras.

      Dios te bendiga!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

one × 4 =