Cambia Tu Vida Después de la Liberación

Blooming Purple Tree Blossoms

Para la mayoría de los cristianos, las dos grandes batallas que luchamos son contra nuestro entorno y contra nuestra mente.  Tenemos un enemigo que nos rodea y nos tienta a hacer las cosas mal y a enfocarnos en las cosas equivocadas:  las que la Biblia llama "el mundo".

Todos estamos rodeados por cosas de este mundo: el materialismo de nuestra sociedad, la televisión, las películas, la música, los medios de comunicación social, la presión de grupo, la publicidad que nos dice las cosas que debemos tener, hacer, etc.  También tenemos un enemigo dentro de nosotros y la Biblia lo llama "la carne". 

Para la gente de hoy, controlarse a sí mismos es la parte más difícil, y además, no quieren creer que las cosas en el mundo son malas para ellos, porque aman el mundo y las cosas del mundo.

Por ejemplo:  Los libros que tienes en tu casa podrían ser cosas muy malas dependiendo de su contenido.  Como los libros de Harry Potter, los cuales promueven la brujería y hacen que la gente se interese en esta.  Y la brujería en cualquier forma es una abominación a Dios.  Solo con tener uno de estos libros en tu casa puede abrirse la puerta a la actividad demoníaca en tu vida.

No puedes ser un cristiano "real" y leer los libros de Harry Potter o cualquier otro libro sobre temas de abominación.  La Biblia es muy clara acerca de no participar en las cosas de este mundo:

Colosenses 3
4 Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

La vida antigua y la nueva
5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;  6 cosas por las que la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia,  7 en los que también se puede ver en otro tiempo cuando se vive en ellas.

Santiago 4
4 ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, quien quiera ser amigo del mundo, se ha convertido en enemigo de Dios.   5 ¿Qué pensamos en la Escritura dice en vivo: El Espíritu que ha hecho más que nosotros y anhela celosamente?  6 Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.  7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.

El problema es que este es el mundo de Satanás y casi todo lo que hay en él, está bajo su control.  Podemos ver claramente la prueba de ello en lo que Dios ha dicho sobre el mundo en que vivimos. 

1 Juan 2
15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo.  Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.  16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.  17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

La única manera en que realmente podemos ser transformados es direccionando ambas áreas: el mundo y nuestra mente.  Pablo dice en Romanos 12:2 que no debemos conformarnos a este mundo, lo que significa que no hay que hacer las cosas que hace el mundo.  Renovar nuestra mente significa cambiar nuestra forma de pensar, cambiar las cosas sobre las cuales nos estamos enfocando por algo más valioso. 

Romanos 12 
2
 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Marcos 8
34 Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

Dios nos da la verdad y su guía a través de Su Palabra, la Santa Biblia, y Él espera que nosotros hagamos todo el trabajo duro. Debemos renovar nuestra mente, tenemos que determinar lo que es bueno y aceptable.  Nadie más puede hacerlo por nosotros.  La mente carnal es enemistad contra Dios, aquellos que centran la mayor parte de su atención en la carne, no pueden agradar a Dios. 

Romanos 8 
7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;  8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.

Aquellos quienes viven según la carne son de mente carnal - ellos tienen una mente no renovada. Constantemente piensan sobre sus deseos carnales como: fumar, comer, beber alcohol, fornicar, tener placer, etc., y enfocan su energía para hacer estas cosas.  

Por supuesto, todos tenemos cosas materiales que existen en este mundo y todos tenemos que tomar un descanso y relajarnos de nuestro trabajo, pero no debería ser nuestro objetivo principal.  Nuestro principal objetivo en esta vida debe ser obedecer los mandamientos de Dios y hacer la voluntad de Dios y todas las otras cosas que necesitemos, vendrán a nosotros porque Dios nos proveerá. 

Mateo 6
31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?  32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.  33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.  34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.

Satanás y sus demonios quieren que nos resistamos a las cosas que Dios nos ordena hacer.  Tenemos que llevar nuestras mentes en sujeción a la voluntad de Dios, resistiendo la tentación y teniendo dominio propio.  Pablo dice en:

 2 Corintios 10 
porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas,  5
 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,”

Curiosamente, la frase: "llevando cautivo" se refiere a un prisionero de guerra.  En otras palabras, nuestros pensamientos están en guerra contra Dios de forma natural, así que tenemos que aprisionarlos y ponerlos a fuerza en sujeción a Dios. 

Tú tienes que hacer algo más que echar fuera de tu vida a los demonios, también tienes que tener dominio propio para cambiar tus propios pensamientos y comportamiento.  Podemos hacer esto usando el arma espiritual de " atar y desatar " (Mateo 16:19 y Mateo 18:18), atando los malos pensamientos en el nombre de Jesús y desatando espíritus de auto-control, comprensión, verdad, paciencia, sabiduría, confianza, etc., en el nombre de Jesús. 

Ejemplo:

"En el nombre de Jesús, ato mis pensamientos de preocupaciones y miedo" "Los pensamientos de preocupaciones y miedo los ato y les ordeno que se vayan de mí ahora, en nombre de Jesucristo”.

Acto seguido diremos: 

“En el nombre de Jesucristo, yo desato los espíritus de autocontrol, paz, y confianza, para que vengan dentro de mi ahora!”

De acuerdo con La Biblia nuestro único verdadero enemigo es satanás (y sus demonios) y él constantemente nos ataca a través de nuestras mentes. 

1 Peter 5
8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;  9
 al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.

Santiago nos dice, primero hay que someterse a Dios y después resistir al diablo (Santiago 4:7), ¿qué va a pasar luego? él huirá!  Pero satanás es terco, así que él tiene que estar convencido de lo que en realidad queremos decir y es por eso que es tan importante entregarnos a Dios.  El diablo intentará probablemente cinco o seis tácticas diferentes antes de darse por vencido. 

El mandamiento de "resistirse a él" está en tiempo presente continuo.  Resistirse al diablo solo una vez, no es suficiente.  Tienes que mantenerte resistiendo.  Él nos va a seguir presionando, así que tenemos que seguir resistiéndonos. 

Tenemos tres fuerzas contra las que nos enfrentamos: mundo, demonio y carne.  Es simple, pero no fácil. Se determinado y continua atando y echando fuera todos los malos pensamientos que están causando problemas en tu vida, en el nombre de Jesucristo.  Enfócate en el reino de los cielos en lugar de enfocar tu atención sobre deseos carnales y/o en cosas materiales de este mundo. 

Si continúas haciendo esto, cada día vas a ser más y más fuerte y lograrás renovar tu mente.  Los pensamientos que no te agrada tener serán cada vez más débiles y un día se habrán ido. 

Por lo tanto, sigue adelante, continúa renovando tu mente y vivirás, cada vez más, en la plenitud de la salvación completa que Dios ha provisto para ti a través de nuestro señor Jesucristo! 


Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

fourteen + six =